Muchas personas llegan a nuestra clínica con las arañas vasculares, creyendo que de hecho son una manifestación de las várices. Pero realmente son muy diferentes.

Las várices son los vasos sanguíneos dilatados y abultados que con frecuencia se ven en la piel, mientras que las arañas vasculares son vasos sanguíneos pequeñitos y rotos, más como a lo que llaman los capilares. Las arañas vasculares son con frecuencia (pero no siempre) debido a solo un problema estética.

Las Diferencias Principales Entre las Arañas Vasculares y las Várices

Las Várices

– A menudo más opaco de color rojo, azul o de color carne, y pueden aparecer elevadas por encima de la superficie de la piel, como cordones hinchados y trenzados.

  • Se presentan cuando las válvulas en las paredes de los vasos sanguíneos se debilitan o están dañadas y ya no pueden regular el flujo de sangre. Mientras que la sangre se acumula, las venas afectadas se agrandan y se hinchan.

  • Muchas veces tienen síntomas notables, incluso picor o ardor en las piernas, dolor o hinchazón, y a veces incluso úlceras cerca del tobillo.

  • Si no se tratan, pueden conducir problemas de salud más graves.

Las Arañas Vasculares

– A menudo más brillante de color rojo o azul y aparecen cerca de la superficie de la piel, como ramas de árboles o telas de araña (como su nombre).

  • Ocurren cuando vasos sanguíneos pequeños y superficiales se dilatan de forma permanente.

  • Pueden ser debido a la acumulación de la sangre también, pero pueden deberse a otros factores como la actividad vigorosa o lesiones, exposición al sol, o desequilibrio hormonal.

  • Pueden causar comezón, ardor o molestias, pero son típicamente menos sintomáticas que las várices.

  • A menudo (pero no siempre) son de naturaleza cosmética.

Si usted tiene alguna pregunta sobre estas diferencias o cualquiera otra cosa relacionada a la salud de vena, por favor llámenos al 512-726-0599.

↑ Top of Page